AVISO VERAN CAMBIOS EN EL BLOG, ESTAMOS TRABAJANDO PARA MEJORAR Y UNIFICAR CONTENIDOS. MIENTRAS TANTO PUEDEN SEGUIRNOS EN EL FACE.

sábado, 24 de junio de 2017

Faust love of the damned (2001)


De la mano del bizarro director de cine B de los 80, Brian Yuzna, nos llega la adaptación del sangriento cómic realizado por las retorcidas mentes empapadas de heroína de los señores David Quinn y Tim Vigil.


FAUST. LA PELÍCULA Por Juan DD

El director Brian Yuzna conocido por su Reanimator tendría en esta ocasión la tarea de llevar a la pantalla grande una obra que si bien no es fácil de digerir no por eso la hace menos deseable para el público. Para aquellos que leímos el cómic, sabemos que la historia gira en torno a la doctora Jade Decamp, la cual trata de curar a un paciente psicótico llamado John Jaspers, por quien desarrolló un afecto especial hasta el punto de dejar de lado lo profesional e involucrarse de una forma más amorosa y fraternal. Previo a su encierro en el hospital John Jaspers y su prometida llamada Blue se encontraban descansando cómodamente en su morada cuando son sorprendidos por un grupo de criminales a los cuales les debían algunos favores, como es costumbre en estos casos alguien termina muerto y eso es lo que le sucede a Blue, John por su parte se encontraba deprimido y devastado hasta el punto de considerar el suicidio, es en ese momento cuando aparece el famoso M que ya todos conocemos, y le hace una oferta de poder absoluto con la cual podrá vengarse de aquellos que le causaron daño, por supuesto John termina aceptando y debe pasar por un macabro ritual para adquirir los poderes demoniacos que le son otorgados. Aunque en el cómic original estos hechos se omiten de forma intermitente, ya sea salvo por algunos flashbacks del personaje. De aquí en adelante parece tener cierto grado de parecido con la historia personal, sólo que se cuenta de una forma no tan explícita como en el original. Con la intervención de algunos personajes recurrentes en la historia aunque sí muy cambiados, los cuales van adornados de algunas escenas grotescas y de mal gusto que tal vez por aquellos días no era ya tan apreciada.
Ya entrando en materia de análisis de la película, hay que reconocer que fue una propuesta interesante pero a la vez muy arriesgada por parte de una productora de films española que en determinado momento se encargó de la saga del reanimator,  para empezar debo decir que la película se realizó varios años antes de concluir la historia original, por lo que teníamos un final abierto, esto dio posibilidad de jugar con escenarios y personajes llegando a cambiar los roles, por ejemplo el del policía Dan Margolies interpretado por el conocido Jeffrey Combs, la aparición del actor de origen venezolano Andrew Divoff dando vida al papel de Mefistófeles de una forma “decente” y Mark Frost, un nada carismático Fausto a mi parecer. Uno también creería que con la participación de  los mismos Tim Vigil y David Quinn en esto tendríamos un gran resultado, pero no fue así. De alguna forma se las arreglaron para cagarse en la historia, sobre todo con el villano final, el conocido homúnculo que apareció aquí es una completa bazofia, es un monstruo mediocre hecho con algún programa para editar videos del año 99, fuera de cuadro y completamente decepcionante, nada que ver con ese ser sanguinario demoniaco y despiadado que tanta sangre derramó. No sé realmente que pensaban al salir con semejante mierda de personaje al final de la película, por momentos este film fue cursi y melodramático sin necesidad. Bueno, sabemos que todo no color de rosa al final, pero tampoco es tan oscuro, rescatable de esto puede ser la escena bizarra donde el demonio Mefistófeles se la juega a su seductora y promiscua mujer Claire, la adaptación de una escena puntual del cómic en la película, la cual resulta ser la más emocionante durante todo este embrollo, me imagino que tal vez Quinn y Vigil accedieron a dejar que esta aberración viera la luz para así poder recoger fondos y continuar con su idea original, ¿y quién sabe? Tal vez comprar un poco más de droga para inspirarse en este mundo caótico y repugnante, sin mencionar que si el amigo ywing no hubiese dado a conocer esta abominación, no hubiéramos visto al personaje salir del sótano para posteriormente llevarlo al archivo de comics para compartirlo con ustedes en todo su génesis y esplendor, así que por esa parte la película sí logró una anotación o un gol de la honra por así definirlo.  Por otra parte Faust aquí no suele ser tan poético e ingenioso como en el cómic, solo un par de transformaciones demoniacas y ya está, seguramente el capital para realizarlo no era mucho y decían entre ellos “cuidado con el traje muchachos, a las 3 vienen al recogerlo”.  Por ahora dejo esta opinión y espero que si alguien se anima a ver esto sólo  no lo haga pensando en que va a ser un goce macabro como en su obra original, lo cual se aplica ya a muchos que han sufrido de esto sólo porque buscan lucrar en lugar de contar una historia que realmente valga la pena.



No hay comentarios:

Publicar un comentario